Inicio / Paquetes Turísticos / De viaje en carro con los niños

De viaje en carro con los niños

Las vacaciones son el mejor momento de disfrutar de la compañía de la familia. Pero antes hay que llegar a nuestro destino y viajar con niños requiere seguir una serie de recomendaciones para hacer más llevadero el viaje para todos los miembros de la familia.

[![Alternative text]!]
Juegos y actividades para los viajes por carretera:

Los largos viajes en auto despierta en los niños mucha ansiedad que es necesaria controlar. Acá dejamos consejos para evitar mayores problemas con los niños cuando hacen viajes en auto:

Entretenimiento barato para el carro: Hazte con un montón de juguetes baratos (pegatinas, figuritas/muñecas, baratijas, lupas, matracas, etc). Empácalos de forma individual de antemano para que desempacarlos sea parte de la diversión o mételos en una cómoda caja o bolsa de actividades para viajes (hicimos esta para unos amigos y podría darte algunas ideas).

Haz un mapa de tu trayecto: Crea tu mapa del viaje y síguelo con los niños. Puedes convertirlo en un “mapa del tesoro” recompensando que encuentren lugares concretos a lo largo del viaje. Cuando llegues a algunos puntos intermedios pueden ganar un juguete/chuchería Esto les enseña habilidades para usar mapas mientras se mantienen ocupados con los juguetes y la anticipación a los destinos.

Nosotros sacamos nuestro mapa de Google Maps y lo metimos en una funda de plástico. Un marcador seco se borra fácilmente de esa superficie y fue agradable tener un recurso para contestar a la pregunta “¿ya llegamos?”

Mini pizarra blanca: Para colorear con marcadores secos (estos pueden manchar el asiento del carro o la ropa de los niños) o con los nuevos crayones borrables de Crayola (estos no manchan). Toma una caja de CD y reemplaza la portada con papel blanco. Para limpiarla, puedes guardar una servilleta o mejor aún, una toallita húmeda para bebés que ya se haya secado (son más resistentes), dentro de la caja. Así harás una mini pizarra blanca en un instante. Otra posibilidad es la de usar un espejo de mano. Las pizarras magnéticas como la Magnadoodle ¡también son geniales!

Libros en CD: Lleva algunos libros en CD o mejor aún, lee a los niños en voz alta (los CDs ocupan menos espacio). Una de las cosas que hicimos fue usar una cinta para atarla a un libro con un nudo corredizo. Luego, con un imperdible unimos la cinta al asiento de los niños. Así tenían su propio libro para leer. En nuestra siguiente parada los niños querían intercambiar sus libros. Tener el libro atado a sus asientos eliminó (o disminuyó) las quejas de “mami, se me cayó”.

Fotografías en la ruta:
Déjalos hacer fotos del recorrido con una cámara desechable, o mejor aún con una cámara digital (si confías en que no la dañarán).

Médico de guardia:
Una caja de curitas y una almohadilla impregnada con alcohol. Déjalos jugar a los médicos. A mis pequeños les encanta la forma en la que la evaporación del alcohol se siente en su piel. Pueden usarlo para desinfectar sus asientos mientras juegan.


Imagen cortesía de Shutterstock

El frasco “para espías”:
Mete en un frasco pequeños tesoros (clips, dulces, lazos para el pelo, botones, monedas, anillos, llaves, etc.). Llena el frasco con arroz, trigo, lentejas secas, o cualquier cosa similar. Tápalo y sella la tapa con pegamento. Haz que los niños encuentren los tesoros moviendo el frasco.

El reto de los globos:
Dale globos a los niños y mira si pueden inflarlos ellos solos o pega un globo para que lo golpeen en el asiento que tienen enfrente. Deja que den golpes y patadas al globo teniendo en cuenta que no molesten a la persona que va sentada delante y que no dañen la tapicería. Si no quieres jugar con globos inflados dale a los niños los globos y algunos crayones a ver quien puede meter más crayones en su globo. Obviamente, si tus hijos son demasiado pequeños para jugar con globos o si el único adulto del coche es el conductor, sáltate esta idea.

¿Burbujas?:
Sopla algunas burbujas por la ventana o a los niños (no querrás hacer esto muy seguido porque puede ser pegajoso, pero todo se puede lavar). También puede servirte para hacer espuma en la bañera esa noche en el hotel, así cargarás una botella menos contigo.

Goop (también conocido como “boligoma casera”):
La boligoma casera es genial como plastilina porque no deja residuos. La puedes usar para crear formas, para hacer serpientes, para copiar el fondo de sus tazas o para cualquier otra cosa que se te ocurra. ¡sé creativo!.

Espectáculo de luces personal:
Cada niño tiene una linterna (o busca una dentro de su bolsa de actividades para el viaje). Las que tienen luces de distintos colores son las mejores para jugar más tiempo. Es una forma estupenda de entretenerlos cuando se haga de noche cuando no puedas hacer que se duerman.

“Compras por catálogo”:
Las revistas de juguetes mantienen a mis niños entretenidos durante horas. Incluso puedes dejarlos cortar fotos de las cosas que quieren y crear una “lista de deseos” haciendo un collage con un par de barras de pegamento si te sientes aventurero.

Tiempos desesperados requieren medidas desesperadas:
Cuando estés desesperada recurre al DVD y a un reproductor portátil.

Proyectos artísticos para viajes por carretera:

Tatuajes: Usa tattoos lavables o deja a tus hijos crear sus propios tatuajes dibujando sobre su piel con marcadores lavables. Es una forma estupenda de entretenerlos y asegurar montones de risas. Los marcadores de colores claros se eliminan con facilidad de la tapicería (amarillo, azul claro, rosado, etc.). Nos han quedado algunas manchas de los marcadores negro y azul oscuro.
Papel de aluminio: Cubrir animales y estatuas se puede hacer y rehacer. Nosotros lo amontonamos y lo moldeamos para hacer formas.
El espectáculo de marionetas sobre ruedas: Haz marionetas de papel. Ata los crayones/marcadores a sus asientos con cordones para que no los pierdan si se les caen.
Sticky Sticks: Usa Sticky Sticks (palitos con adeshivo) para moldear criaturas imaginarias, trazar letras o hacer una pista de carreras en un libro para recorrerla con carros hechos con cajas de fósforos.

Imagen cortesía de Shutterstock

Un éxito asegurado: Los limpia pipas. conviértelos en joyas, animales, resortes, trenzas, etc.
Las huellas de los sospechosos: Usa una almohadilla de tinta lavable para hacer creaciones con huellas digitales. Inspirado en Draw Thumb People. Deja a tus hijos usar sus huellas digitales y transformarlas en una gran variedad de criaturas.
La bolsa de los juegos de mesa: Si a tus hijos les gustan los juegos de mesa aquí tienes una web que te explica cómo hacer tu propia bolsa de juegos de mesa. Ellos la usan para las damas o la vieja, pero puede adaptarse para juegos de memoria o el bingo.


Refrigerios para viajes por carretera:


Imagen cortesía Shutterstock

Comida para llevar: cajas de uvas pasas, daditos de queso, galletas, uvas, trozos de manzana, jugos. Busca lo que es cómodo de llevar y de comer mientras van en el auto.
Surtido “sorpresa”: Nueces, M&Ms, fruta seca, granola, galletas saladas, pretzels, gomitas de fruta, etc. Usa tu imaginación y déjate llevar, cuanta más variedad mejor. Dales una porción del surtido, cada vez será diferente. ¡La mitad de la diversión consiste en escoger aquello que quieren comerse antes!
Rollos de fruta o tiras de fruta deshidratada: puedes hacer tiendas de campaña comestibles o imaginar que son las sábanas para las muñecas, etc. Lleva cortadores de galletas y déjalos hacer “estampados” en su comida. Divertirse comiendo siempre es una buena idea para los viajes de largo recorrido.
Malvaviscos y pretzels: Estos dos van muy bien juntos. ¡Haz una serpiente de malvavisco, pretzel, malvavisco lo larga que quieras! Haz una araña comestible (ponle a tu malvavisco ocho patas de pretzel), etc. Cómete tus creaciones una vez que las has hecho.
Pepperoni sin pizza: Las rodajas de pepperoni no son las más saludables, pero a mis hijos les encantan y son una fuente de proteínas en un viaje largo lleno de carbohidratos.
Juegos de beber: Para limitar la ingesta de jugo (para no tener que parar diez veces para ir al baño) Nicole, de Activity mom tiene un consejo ideal: ¡jugar al juego de las letras! “Cuando encuentres una letra T, puedes dar un sorbo”. Esto en definitiva limita el exceso de fluídos.


Objetos imprescindibles para viajes por carretera:

Espacio de almacenamiento: Lleva montones de bolsas con cierre hermético. ¡son perfectas para todo! Tener a mano un marcador permanente para etiquetar las cosas también es una buena idea. Sé que mis hijos quieren comerse “sus” refrigerios y saber dónde están guardados “sus” cepillos de dientes.
Toallitas húmedas: Las toallitas húmedas son necesarias en todo viaje (aunque tus hijos ya estén entrenados para hacer sus necesidades donde deben). Son excelentes para limpiar caras y superficies, incluso como una forma de entretenimiento si estás desesperada.

Imagen cortesía de Shutterstock

Por si acaso: Un kit de primeros auxilios con tylenol (para niños y adultos).
Algunos paños de cocina por si se derrama algo. Con un imperdible son unos baberos estupendos.
¡No saltes! los elásticos para sujetar botellas también pueden servir para sujetar las tazas de los niños, juguetes, libros, bolsas de refrigerios, etc. También he creado un sistema de poleas para pasar las cosas entre nosotros.
Tazas a prueba de derrames: Las tazas para bebés funcionan perfectamente aunque los niños ya hayan pasado la edad de usarlas. Los frascos que hay que apretar para beber también son una buena idea, pero si se caen pueden derramar bastante líquido y lo último que quieres es estar secando charcos durante un viaje en carretera.
Cinta de enmascarar: Los niños pueden jugar con ella, puedes usarla para etiquetar cosas y también puede usarse para tapar los enchufes en los hoteles. La cinta de enmascarar es mejor que la cinta adhesiva porque se puede remover sin dañar la superficie en la que se ha pegado.
Vasos, pero NO para beber: Yo uso vasos plásticos para servir los refrigerios. Los niños los pueden sujetar con facilidad o se pueden poner en los sujetavasos cuando no se está comiendo. ¡nada de líquido en estos vasos!

Otros consejos para mantener la cordura cuando viajas con niños en edad preescolar:

Imagen cortesía de Shutterstock

Prepárate para el desastre: cubre los asientos con una sábana o, si vas a la playa (como suele ser el destino de muchos viajes en carretera), usa las toallas de plalla que necesitarás cuando llegues allá. Todo lo que tienes que hacer es desbloquear los asientos del carro, sacudir la sábana y listo, ¡ya tienes un carro limpio de nuevo!. También te ahorras tener que empacar las toallas o la “sábana de juegos”.
Lleva contigo un orinal: Si tus hijos ya saben ir al baño pon un pañal desechable en el fondo de tu orinal. Esto te ahorrará tener que usar los baños sucios de las estaciones de servicio. El pañal en el orinal absorberá la orina y evitará los derrames hasta que puedas encontrar un lugar donde tirar los residuos.
Prepárate: Empaca la noche antes y sal lo más temprano posible. Con suerte. ¡los niños dormirán durante casi toda la mañana! Si puedes, también es una opción viajar durante la noche.
Parar te hace ir más lento: Intenta limitar tus paradas, pero cuando pares hazlo al menos por una hora para que los niños quemen algo de energía.

Conocé los mejores destinos y viajes
Viajobien.com

Operador Responsable Viajobien.com, de Editando SRL Leg DNT 10598
CUIT: 30705087721 | Lavardén 155, Piso 1, (C1437FBC)
Distrito Tecnológico, CABA, Argentina - Copyright 1999 - 2016 Viajobien.com
Todos los derechos reservados.

Google+YoutubePinterestInstagram